Perspectivas para la inversión extranjera directa en Malasia para 2017: tendencias y oportunidades

Posted by Reading Time: 7 minutes

Por Harry Handley
Traductor Jeppe Saarinen
Editor Lorena Miera Ruiz

Malasia, la tercera economía más grande de la ASEAN (después de Indonesia y Tailandia), está bien encaminada para alcanzar su objetivo de convertirse en una economía de altos ingresos para 2020. A pesar del modesto crecimiento del PIB de un 4,1% en 2016 (por debajo del promedio de la ASEAN del 4,5%), Malasia es una de las mejores economías de la región en términos de eficiencia y regulaciones comerciales. Esta ventaja competitiva se ha mantenido gracias a los continuos esfuerzos de reforma del gobierno.

Es probable que las empresas que establecen entidades en Malasia experimenten mayores costos comerciales que en otros países de la ASEAN, causadas por el salario mínimo del país, su impuesto sobre bienes y servicios (Goods and Services Tax, GST) recientemente implementado y las vacaciones pagadas. Sin embargo, una infraestructura avanzada, una mano de obra altamente cualificada y en crecimiento y un marco legislativo sólido permiten a Malasia prestar servicios a las industrias de alto valor añadido de manera efectiva y sigue atrayendo a inversores extranjeros.

Tanto para las empresas ya establecidas, como para los posibles nuevos entrantes, es importante comprender las tendencias de inversión actuales de Malasia, así como los factores que determinarán el futuro de su empresa.

Datos de la inversión extranjera directa (IED) y comercio en 2016

Malasia es un receptor neto de IED, que representa la mayoría de los ingresos a la economía. Se proyecta que la IED entrante ha crecido un 40% interanual en 2016 para alcanzar MYR 50 billones, así como que el total de inversión de 2015 (MYR 36 billones) se haya superado a finales de septiembre. La industria manufacturera representó la mayoría (51,2%) de la inversión, seguida de cerca por el sector servicios (47%), mientras que el sector primario recibió el 1,8% restante.

La siguiente tabla destaca los principales países y productos de importación y exportación con los que Malasia comerció principalmente en 2016. El comercio total, la suma de las importaciones y exportaciones, superó el PIB de Malasia en 2016, como ha sido el caso en los últimos años. Hecho que deja a Malasia particularmente vulnerable a condiciones externas. BMI Research señaló en su Informe de Riesgo de Malasia 2017 que una dependencia comercial con Japón y China, cuyo crecimiento económico se está desacelerando, y con EE. UU., con las opiniones proteccionistas del presidente Trump, puede ser motivo de preocupación en el futuro.

ASB-Detalles-de-la-importación-y-exportación-de-Malasia,-2016

Malasia – Análisis PEST

Política

BMI clasificó a Malasia los puestos 12º en Asia y 39º en el mundo en términos de estabilidad política. Aún siguen en curso una serie de investigaciones sobre las denuncias de malversación de un fondo de inversiones del Gobierno por el primer ministro Najib Razak, cuyo resultado, de ser negativo, podría dejar a Malasia en un estado de agitación política. Aunque las elecciones generales están programadas para este 2018, es poco probable que cualquier partido pueda desafiar la posición del Gobierno actual.

Para mantener el ritmo de sus vecinos en rápido crecimiento, el Gobierno de Malasia ha adoptado una posición favorable a la IED. El portal i-incentives de la Autoridad de Desarrollo de Inversiones de Malasia (MIDA) enumera 144 incentivos para los  inversores extranjeros. Éstos incluyen incentivos fiscales e incentivos no fiscales, como por ejemplo donaciones y “préstamos blandos”. MIDA ha dejado claro que no tiene intención de retirar estos incentivos o endurecer las políticas de inversión extranjera en 2018.

Economía

Las predicciones para el crecimiento del PIB de 2017 oscilan entre el 4,3% y el 4,7%, lo que indica un crecimiento más rápido que en el 2016. El PIB per cápita también aumentará significativamente en 2017, lo que traerá consigo un aumento en el consumo. Por lo tanto, se presentan oportunidades a las empresas en industrias como la venta al por menor y los servicios en alimentación. Como ya se mencionó, la dependencia de Malasia del comercio exterior ha de tenerse en cuenta, sobre todo en caso de que empeore el entorno económico mundial.

La Corporación de Economía Digital de Malasia (MDEC) define 2017 como “el año de la economía de Internet”. Por lo tanto, el e-commerce es la industria clave a tener muy presente en Malasia en 2017. Se espera que la designación de Jack Ma (fundador de Alibaba) como Asesor de Economía Digital impulse el crecimiento en la industria por encima del 11% que alcanzó en 2016. MDEC cree que la inversión en infraestructura digital, tanto del gobierno como de inversores privados, va a provocar un gran boom en el mercado del e-commerce.

Otras industrias clave en Malasia incluyen el turismo; industria que se estima contribuyó alrededor del 15% del PIB en 2016. Las industrias del caucho y el aceite de palma también son importantes; pues el 63% de los guantes de goma del mundo provenían de Malasia en 2016. La inversión en el mercado de la educación superior en Malasia continúa creciendo, con 10 campus internacionales en Malasia a día de hoy, supone la mayor condensación de estas instituciones en Asia. Por último, la gran cantidad de graduados altamente cualificados hacen de Malasia un lugar atractivo para las empresas de alta tecnología.

Sociedad

Se espera que la población en edad de trabajar activa de Malasia crezca un 1,6% en la próxima década, una de las más altas de la región. Con una tasa de alfabetización del 95%, el inglés ampliamente hablado y un número cada vez mayor de graduados de educación superior, Malasia ofrece un conjunto significativo de talentos para potenciales inversores. Como tal, Malasia es cada vez más la jurisdicción de elección de los recién llegados a Asia para establecer su centro de operaciones en la ASEAN.

Sin embargo, las “políticas de acción positiva” que favorecen a la población étnica malaya están causando una “fuga de talentos” donde los ciudadanos de minorías con talento se están mudando al extranjero en busca de oportunidades. También se cree que estas políticas han contribuido a la corrupción y que los no-malayos deben tomar medidas extras para nivelar el campo de juego. Para aquellos que buscan contratar trabajadores extranjeros para llenar las vacantes que puedan surgir es importante considerar el impuesto sobre la renta de las personas físicas asociado con dichos empleados, así como también asegurar que todos y cada uno de los trabajadores extranjeros puedan obtener las visas y los permisos laborales correspondientes.

Tecnología

El e-commerce está siendo uno de los principales impulsores del crecimiento económico que lleva a Malasia a un nivel de altos ingresos. Para facilitar esto, el Gobierno, junto con una serie de empresas privadas, está invirtiendo fuertemente en infraestructura tecnológica y digital. Por ejemplo, la primera “zona de libre comercio digital” del mundo se inauguró en marzo de 2017. Sin embargo, apenas un mes antes de que se lanzara el proyecto, los detalles sobre este eran todavía escasos.

El elemento “Contenido e infraestructura de la comunicación” del Programa de Transformación Económica (PTE) contiene 11 proyectos clave, que van desde el lanzamiento de e-healthcare hasta garantizar la banda ancha para todos. Para llevar a cabo estos proyectos, la Unidad de Gestión de Cumplimiento y Resultados (o PEMANDU por sus siglas en inglés) está en la búsqueda constante de posibles socios. Cuatro oportunidades comerciales relacionadas, disponibles tanto para empresas malayas como extranjeras, han sido identificadas por PEMANDU:

  • Servicios de líneas fijas: el cambio a lo digital aumentará la demanda de banda ancha de alta velocidad, que requiere servicios de línea fija.
  • Servicios móviles: la mayor oportunidad es la introducción de redes LTE (4G) en todo el país. Las oportunidades relacionadas incluyen el desarrollo de aplicaciones, mantenimiento relacionado con las torres y trabajo de integración.
  • Correos y publicaciones: oportunidades relacionadas con el e-commerce, incluyendo la realización de transacciones, almacenamiento y gestión de inventario.
  • Operaciones regionales: la integración de la ASEAN requiere de la sindicación de servicios entre países.

Legislación

El 31 de enero de 2017 entró en vigor la Ley de Sociedades de 2016, que se aplica a todas las empresas en Malasia, incluidas las de propiedad extranjera. Las nuevas regulaciones se han introducido con el fin de reducir los costos de hacer negocios, aumentar la flexibilidad de las gestiones de las empresas y proteger aún más a las partes interesadas de las empresas registradas en Malasia. La Ley también presenta un nuevo portal en línea, el MyCoID 2016, con la intención de facilitar el registro y constitución de empresas.

No hay cambios concretos para empresas extranjeras en la nueva Ley; sin embargo, los cambios realizados refuerzan aún más el marco legislativo malayo a la vez que aumentan el atractivo del país para los posibles entrantes.

Medio ambiente

El gobierno malayo ha destinado MYR 2,1 billones de fondos para desarrollar la infraestructura en cinco franjas económicas clave: la Iskandar Malasia, la Región Económica de la Franja Norte, la Región Económica de la Costa Este, la Franja de Desarrollo de Sabah y la Franja de Sarawak de Energías Renovables.

El más destacado de estos proyectos es Iskandar Malaysia, ubicado en la punta de la península de Malasia, muy cerca de Singapur. El objetivo es construir una “metrópolis fuerte y sostenible de prestigio internacional” con una población prevista de tres millones para 2025. Se espera que el costo total del proyecto, financiado por un conjunto de empresas privadas y organizaciones gubernamentales, alcance MYR 485 billones. El desarrollo de esta metrópolis ofrece oportunidades a empresas extranjeras en una amplia gama de industrias, desde la construcción tradicional a los servicios de las ciudades inteligentes, así como una ubicación alternativa y menos costosa que Singapur para empresas que deseen operar en la región.

Expectativas

Según BMI Research, Malasia es uno de los países más estables en Asia en términos de riesgo económico y operacional. Las expectativas para el 2017 siguen siendo positivas, ya que la inversión en infraestructura y el aumento del consumo impulsan la economía hacia un mayor crecimiento. El PTE también continúa creando oportunidades en sectores florecientes como el e-commerce y las comunicaciones.

Del mismo modo, las expectativas para las empresas extranjeras, tanto para las empresas ya establecidas como para los posibles entrantes, siguen siendo brillantes. Es probable que el deseo del gobierno de atraer empresas extranjeras permanezca en los próximos años. Además, la implementación de la nueva Ley de Sociedades de 2016 ha fortalecido aún más el marco legislativo. A pesar de los mayores costos comerciales, este marco legislativo sólido convierte a Malasia en una alternativa atractiva comparado con algunos de sus vecinos con marcos legislativos menos sólidos.


Introducción a Dezan Shira & Associates

Con décadas de experiencia operando en el continente asiático, los especialistas de Dezan Shira y Asociados se encuentran bien posicionados para ayudar a las compañías de habla hispana a superar los obstáculos encontrados y lograr el éxito empresarial no sólo en China, sino en el resto de la región, a través de nuestro Spanish Desk. Para obtener más información, por favor contáctenos en la siguiente  dirección: spanishdesk@dezshira.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *